A mi manera

A mi manera

¿Cuando fue que diste ese mal paso, quizá por descuido del que tarde te diste cuenta que no puedes dar vuelta atrás?

Fue entonces cuando vino a tu cabeza el pensamiento que te llena de vanidad y orgullo y dices: “a pesar de todo lo hice a mi manera”

¿En este día, en este preciso momento, en qué posición te encuentras luego de haber realizado esa acción? ¿Tienes aún la oportunidad de rehacer tu vida o es demasiado tarde?

En el caso fortuito de encontrarte favorecido con una segunda oportunidad de vida; como es mi caso, me atrevo a opinar que esta nueva circunstancia la debes aprovechar al máximo.

Claro está que mostrando agradecimiento hacia Él, quien ha decidido darte esta nueva oportunidad, con el objeto de que contribuyas a mejorar el mundo a tú alrededor.

En mi caso luego de ser intervenido de una Operación de Corazón Abierto, creo encontrarme entre estos pocos favorecidos y me siento obligado a contribuir a moldear un mundo mejor.

En este sentido deseo compartir con amigos y desconocidos las experiencias y el conocimiento adquiridas durante mi vida a través de la escritura y en reciprocidad espero contar con la ayuda de ustedes, para heredar un mundo mejor a las generaciones que nos siguen.

No pido más.

Durante mi vida puedo decir que prácticamente he realizado lo que he deseado, pero ha sido hasta avanzado este recorrido; que por fin encontré el camino definitivo a seguir.

Que quede claro que no soy uno de aquellos que desde temprana edad descubrió la aptitud a seguir. No, por el contrario muchos fueron los senderos, pruebas y errores que recorrí y que hoy me permiten al escribir compartir conocimiento, vivencias y experiencias adquiridas.

Considero que mi pensamiento fue siempre de avanzada, confiado de la buena voluntad de las personas y creyente de que todos los seres humanos buscamos colaborar con nuestros semejantes y verlos progresar. La realidad en ocasiones se mostró cruel siendo bastante diferente a mis creencias y esto me enseño a mantenerme alerta para no tener que lamentar las sorpresas.

El ser Patriota fue uno de los proyectos que consideré importante y en el que decidí participar.

Mi padre trató de disuadirme en este emprendimiento y me advirtió: – que hasta los guineos patriotas se encontraban vías de extinción -, que perdería mi tiempo; que ese momento, era el preciso para abandonar el país y comenzar una nueva vida lejos de nuestra tierra. (El Agregado Militar de EE. UU., de esa época le había recomendado abandonar el país).

Pero como era de esperarse con 29 años de edad, mi respuesta fue: – Que mi vida la entregaría si era necesario por salvar a mi patria.

Esa decisión me llevó a entrar en la política partidaria a la que dedique casi 25 años, de los cuales un poco más de la mitad de los últimos años; habiendo alcanzado la madurez necesaria me permitió observar desde prudente distancia; el llamado Proceso Democrático nacional, además, el vivir la mayoría de este tiempo en el exterior me permitió conocer otras culturas, sistemas de gobiernos e incursionar en la geo política y ver desde otra perspectiva las acciones de las grandes potencias, analizar sus intereses y aprender desde ese nuevo ángulo la importancia que nuestro país El Salvador representa en el ámbito político mundial.

De regreso al país volví a la política partidaria, pero ahora conocedor de lo poco transparente que esta era y de cómo se manipula a nuestra población manteniéndola polarizada. Este entorno hábilmente usado, es el que facilita mantener dividida a una nación de baja cultura y con altos índice de analfabetismo.

Este sistema durante el transcurso de mi vida ha permitido a grupos élite nacionales con dinero suficiente y con la complicidad de gobiernos extranjeros, hacerse cargo de partidos políticos, alcanzar el poder, gobernar y legislar, para beneficio propio; sin que exista la intención de velar por los intereses de los ciudadanos, cuyas necesidades y precaria condición, no les quita el sueño.

De esta forma y a medida que el idealismo se enfrenta con la realidad; mi decepción sobre el sistema y los políticos en el país creció hasta llevarme al retiro de la participación política; y es hasta entonces cuando encuentro el camino a seguir, mi vocación.

La frustración, la impotencia, me empujan a la necesidad de “dar a conocer la verdad” la que sistemáticamente se nos oculta, me provoca a revelar lo que sucede en nuestras narices y que la mayoría de personas no se da cuenta debido al agitado estilo de vida que le ha sido impuesto, por las necesidades que no alcanza a suplir.

Este engaño es transmitido por los medios de difusión al servicio de las mismas élites políticas y económicas que pretende vivamos enfrentados entre hermanos. Es esta suma de razones por las que hoy me dedico a escribir.

Creo importante dar a conocer la realidad que se oculta tras la propaganda internacional y nacional que permite manipular voluntades, y que luego de causar daño a la sociedad y enriquecerse; solo piensan en implementar su nueva estrategia y mantenernos viviendo este círculo vicioso en el que vivimos desde que tengo memoria.

Con mis escritos pretendo proporcionar a las personas interesadas el conocimiento que les permita dejar de ser manipuladas y engañadas; el conocimiento sobre lo que es el mundo real que nos rodea; busco abrir mentes, que se amplíe la visión política más allá de lo que se da en llamar la Izquierda y la Derecha; más allá de lo que son los conceptos de Capitalismo y Comunismo, más allá de la posibilidad de un sistema político partidario, mostrando los verdaderos peligros que como sociedad nos amenazan y afectan, además, dejar claro la importancia de conservar un planeta saludable, si de sus bondades deseamos continuar disfrutando.

Hacer hincapié en que lo más importantes es educar a nuestros niños, jóvenes y adultos, pues no existe otra vía para que como seres humanos se puedan realizar.

También pretendo dar a conocer los peligros tecnológicos, la manipulación de la globalización financiera, que desde el exterior implementa nuestra subordinación e incitando a que renunciemos a la posibilidad de tener soberanía. Demandan nuestro completo sometimiento a sus dictados.

Vivir el presente, preparados para el futuro nos permitirá como seres humanos más armonía y el mantener mejores relaciones interpersonales y con nuestros vecinos.

Somos los salvadoreños seres humanos, con iniciativa y capacidades creativas y como tales debemos forjar una sociedad en la que la estrecha colaboración y armonía nos lleve a integrarnos y alcanzar de esta manera el desarrollo de un mejor estilo de vida.