Aprendiendo de lo vivido – Parte 3

Aprendiendo de lo vivido – Parte 3

Nuestra América y la otra América

Volviendo al pasado.

En 1952 se instala la dictadura de Fulgencio Batista, tras un golpe de estado apoyado por los EE. UU., entonces gobernado por el presidente Harry Truman.

La dictadura que gobernó Cuba se volvió patrocinador de los intereses económicos de norte américa y de los consorcios de casinos con sede en los EE. UU., y se dominio se extiende hasta finales de diciembre de 1958.

O lo haces o no te doy el crédito.

Dos años de guerra y el régimen no logra sostenerse cayendo luego de haberse perdido las vidas de más de más de 20,000 cubanos.

Fulgencio Batista huye llevándose 300millones de dólares en obras de arte y efectivo.

Por variar el caso de aliado traicionado se da con Batista quien sube al poder apoyado por los EE. UU., recibe ayuda incluso Napalm para combatir a los rebeldes y en 1958 la ayuda militar norte americana se suspende y se le niega la posibilidad de asilo

La guerra que lo derrocó, estalló en 1953 y se libró con intensidad durante los dos últimos años. Batista acuso a los insurgentes quienes luchaban para derrocar a su régimen de ser comunista; pero el pueblo sufría de privaciones y vejaciones, y apoyó a las fuerzas rebeldes.

Una vez derrocado el dictador, un gobierno revolucionario encabezado por el abogado de nombre Fidel Castro, se hace del poder. Este personaje busca en un inicio obtener de los EE. UU., el respeto a su soberanía, durante la presidencia de John F. Kennedy, y no lo logra. (Hecho que se oculta o se le da poca difusión en la prensa que tiene como campaña la polarización del planeta).

Resulta obvio que el reconocer la soberanía de ese nuevo régimen, no era compatible con el de los intereses de los dueños de casinos, explotaciones agrícolas, explotación minera, tráfico de drogas y otros negocios en manos de las corporaciones norte americanas, los que perdían la magnífica fuente de ingresos que Cuba le proporcionaba; por lo tanto, no representaba los intereses del gobierno de los EE. UU.

Demostrado queda los intereses de los gobiernos norteamericanos y sus corporaciones, no son compatibles con los de los ciudadanos del país en donde estos son generados.

El gobierno Revolucionario en Cuba, al no recibir el reconocimiento y respaldo del gobierno de los EE. UU., “considerado como democrático”; decide tres años más tarde, en 1962, en mundo que se va polarizando por la Guerra Fría, recurrir por apoyo para su revolución, a la Unión de Repúblicas Soviéticas (URSS); la contraparte ideológica de las fuerzas que se disputan el dominio del planeta.

La entonces URSS, sin duda ve con agrado la oportunidad de tener un aliado frente a las costas de su rival los EE. UU., y en el mundo occidental.

Desde 1959 transcurren seis años hasta 1965, cuando se instituye el sistema de gobierno Marxista en Cuba y es hasta entonces cuando se funda el Partido Comunista Cubano.

El manejo de la información nos hace creer que los Rebeldes cubanos que derrocaron al Dictador Fulgencio Batista, instaurado con el apoyo militar económico de los EE. UU., era desde 1959 dirigido por agentes revolucionarios dependientes de la URSS.

Sin duda a la hora de imprimir una noticia y excluir seis años de historia es posible y así se cambia el sentido que se desea dar a la información que debe el público consumir.  

¿Crees que la historia ha sido acomodada, para beneficiar intereses de alguna de las apartes? A partir de entonces da inicio el negocio de las revoluciones, del endeudamiento de nuestra américa, los golpes de estado y las guerras civiles que impiden el desarrollo de nuestros países. Esta es la verdad de los hechos, para esto se utilizó Cuba en donde se establece la cabeza de playa de la revolución comunista en el continente americano, la que hasta fecha se utiliza para polarizar las mentes de nuestros poco letrados ciudadanos.

La amenaza Comunista, está aún vigente en el siglo XXI

El resto de América, la mayoría de los gobiernos eran dirigidos por militares.

Cosas curiosas que no son del conocimiento de muchos por parecer de poca importancia se dabanen el caso de El Salvador para ingresar a la academia militar era requisito haber terminado Tercer curso y allí obtenías el título de Bachiller a partir de entonces continuabas el estudio de materias militares. Creo que fue hasta los años setenta, que la Ley Militar estipulaba que, si escogías cursar cualquier carrera universitaria, Abogado, Ingeniero, Psicólogo, Medico; dentro del escalafón militar no te sería permitido ascender más allá del grado de Teniente CoronelQuedando el grado de Coronel y General exclusivos para los Bachilleres.

¿Por qué teníamos gobiernos militares?

Una pregunta que poco nos hacemos y la respuesta es que los EE. UU., se sentía seguro con este tipo de gobiernos por su dependencia bélica y de ayuda externa. Su formación obediente era ideal para ejecutar las órdenes en cuanto políticas de desarrollo dictadas desde afuera por Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, etc. Y ellos solo debían de preocuparse de los agitadores sociales y comunistas.

Esta fórmula, la misma utilizada en Cuba, en países como Perú, no les funcionó al 100% ya que hubo militares como el general Juan Velazco Alvarado, que hizo alianza con URSS.

Otra característica de esos gobiernos impuestos por los EE. UU., al menos en El Salvador, era la dependencia de los integrantes de la Fuerza Armada de las dadivas que a través de los políticos de turno recibían. Los salarios con respecto a otros profesionales eran miserables. Este sistema de prerrogativas y dádivas fue creando un sistema de autoridad corrupta que alcanzo tal grado que hoy en el año 2017 continuamos sufrimos sus consecuencias.

El impacto del sistema comunista de Cuba nos impacta en 1967 luego de la celebración de llamada: Primera Conferencia Tricontinental de Solidaridad Revolucionaria, celebrada en Cuba y que da pie a la fundación de OLAS, (La Organización Latinoamericana de Solidaridad) entidad que apostó por la lucha armada y la guerra de guerrillas, como mecanismo para extender la revolución a toda Latinoamérica, en busca de reivindicar la Justicia Social.

En poco tiempo los actos revolucionarios y protestas sociales se extienden en contra de los gobiernos militares impuestos por los EE. UU., según ellos como garantía para detener el avance del movimiento revolucionario, tildado de “comunista” y considerado como amenaza para sus intereses y considerados por los locales como dictatoriales.

De esta forma se suprimía toda posibilidad de que la democracia fuese ejercida en estos países.

Parece no ser casualidad que la mayoría de países en América Latina fueran gobernados por militares y estos eran mantenidos en el poder, bajo el pretexto de la necesidad de implantar la que se dio en llamar la: Política de Seguridad Nacional de los EE. UU.

En algunos países el sucio juego de títeres políticos era dirigido a través de los llamados: Liberales y Conservadores cuya alternancia en el poder garantizaba los privilegios y derechos de explotación que se otorgaban a las corporaciones internacionales, de igual forma estás condiciones eran aceptadas por los gobiernos militares que recibían el beneplácito del gobierno de los EE. UU.

Creo que este sometimiento a las políticas de desarrollo impuestas por la banca internacional, han sido la causa de que nuestros países aún se encuentren lejos de alcanzar el desarrollo. Estás políticas financieras impuestas se aseguraron de aumentar nuestro endeudamiento y la dependencia de la ayuda extranjera y cómo consecuencia creció el descontento social que al final nos llevó al enfrentamiento.

La llamada Guerra Fría dejó a los países de Centro América, con el olor a sangre, muerte y el de pólvora de una guerra, pero todo dio inició lejos de nuestras fronteras en el sur.

Fue en los años sesenta que nace el movimiento revolucionario TUPAMARO en Uruguay y el MIR la guerrilla en Venezuela, en Colombia las FARC se activan a partir de 1964, en Chihuahua, México se da el primer ataque por el Grupo Popular Guerrillero (G. P. G.) al cuartel Madera el 23 de septiembre de 1965, año en el que también el MIR en Chile se funda. La Guerrilla de Ñancahuazú se conforma entre 1966 y 1967 en Bolivia, Sendero Luminoso se activa a finales de los años 60 en Perú, y en los 70´s los Montoneros se fundan en Argentina, es así que van propagando los movimientos insurgentes junto a sus grupos de masas en América latina, siguiendo los lineamientos de OLAS que sin duda encontraban eco en los sistemas de pocas oportunidades que imponía los EE. UU.