Consejos basados ​​en la experiencia de un escritor – Parte 1

Octubre 2017

1a. Entrega

A penas inicié la tarea de escribir con antelación, el tiempo de aprendizaje, nunca antes estudió para este oficio y por lo tanto, sufrió frustraciones y alcanzó satisfacciones. Además, llegó a enamorarme de este emprendimiento.

Estas líneas constan de 4 Etapas, si es que poco tiempo y desde Sabren los medios que se utilizan en la actualidad para promover mi marca y obras, dirigidas a la Etapa 4. Si tiene tiempo y desea conocer el camino recorrido inicia por la 1a. Etapa. El orden no es relevante.

Mi experiencia

COMO ME INICIO

1a. Etapa

Mi vida siempre la considera normal, me gradué en mercadotecnia, funde un partido político, serví alrededor de una vez años como Diplomático y desde hace catorce años me dedico a escribir. ¿Verdad normal?

El trabajo de escritor inicia en 1984, pero se formaliza a mediados del año 2003.

Antes del 2004 no conocía a nadie en el ámbito de los escritores nacionales y mi experiencia en la escritura se limitaba a una terminación en 1987 en la que actualmente trabajo. Aparte de esto, nada me relaciona con el delito de la escritura, edición, impresión, promoción y menos sobre la venta de una obra.

Conocí el tema de la escritura, pues fui protagonista de eventos que cambiaron el rumbo de mi país y mis primeros escritos se publicaron en el Diario de Hoy. El primero de ellos titulado BASTA Ya el día 15 de octubre de 1979 día del golpe al estado general Carlos H. Romero.

En esa época creo logramos evitar lo peor. Pero no logramos salir del atolladero en donde a la fecha, abril 2018, nos encontramos.

Esta frustración me lleva a la única forma de revelar la verdad, que a través de los años se viene escondiendo. Verdad que debe darse a conocer sin temor a represalias, sin tener que dar cuentas o esperar la venia de nadie para hacerla pública, esta forma es escribir y publicar lo aprendido.

Solo así se alcanza el objetivo de dar a conocer la verdad, a la mayoría que la desconoce.

Pasados ​​los años y 20 años de mediocres, la fiesta de los sueños y las muertes por el país, decido contar con la verdad que solo los vivimos.

La idea inicial de publicar mi primer libro es la de relatar cómo se funda el partido político. ARENA, en medio de la guerra. Pero a medida que escribía el tema resultante de la extensión y luego lo que consideraba repetición triste de la historia me condujo a ampliar el relato a eventos acontecidos en los años 30’s.

Esta decisión me obliga a solicitar ayuda a un periódico local, El Diario de Hoy, para el uso de sus archivos de microfilm, el puesto que esta época no fue la vida y los eventos a la fecha de la obra, con el respaldo con el respaldo al menos de una fuente.

Mi obra una vez terminada y sin una revisión profesional, detalle de portada y para resolver este detalle decido pedir ayuda a varios amigos pintores, entre ellos el artista plástico: Mauricio Mejía. Al visitarlo se da la buena estrella, de que posee un óleo pequeño, de unas 2.5 x 3 pulgadas, que se adapta a la temperatura de lo escrito en el libro y de Mauricio, al que me aporta mi idea acepta que su obra se usa como portada .

En el óleo se encuentra ilustrado el rostro de un hombre de cabello negro, quien tiene la cara cubierta la nariz y la boca con un pañuelo con los colores azul, blanco y azul, colores de nuestra bandera y el fondo de la esquina derecha superior es de color púrpura que se va oscureciendo hasta volverse negro, al llegar a la imagen del hombre en el centro del óleo.

Terminada esta etapa, se inicia la tarea por encontrar quién va a publicar, mas bien quien va a imprimir la obra de 207 páginas.

En nuestro país no existen empresas editoriales que publican obras de escritores a menos que una obra de alguien a quien se tilda de pensamiento de derecha y que sustente su actividad comercial de vendedor libros de autores nacionales. Si hay editoriales de temas didácticos, cuyo mercado está asegurado a través de la venta al gobierno.

Así se inicia la peregrinación en busca de una imprenta, para publicar la obra que lleva por título:  Los guerreros de la libertad .

En esa época 2005, las imprentas en el país funcionaron con placas de metal, este sistema era de alto costo, ya que su precio era el alto costo del papel, pues en el país se importa el monopolio que el gobierno otorga los grandes periódicos. Pareciera que de esta forma se asegura de la crítica al gobierno del mar moderada.

Este monopolio dificulta el papel periódico, para imprimir los libros a las imprentas.

El costo combinado de placas para impresión y monopolio del papel, obligación para el alquiler rentable para la imprenta, y el escritor individual, debían imprimirse 1.500 libros de más de 200 páginas a un precio de $ 3,00, cada libro. El total del costo de impresión y papel se elevaba a $ 4,500.00.

Una pregunta:

¿Cuantos novatos escritores tienen $ 4,500.00 dólares disponibles para publicar su primera obra? Me atrevo a decir que ni siquiera llegan al número de los dedos de una mano.

Sucedió que puede hacer contacto con un conocido y dueño de imprenta pero por diferentes razones, no me fue posible comunicarme con él. Su secretaria por diferentes motivos obstaculizó todos y cada uno de mis intentos para contactarlo, llegar a pensar que por qué sería bueno, no era conveniente insistir y desistí. Se trata del dueño de la imprenta Wilbot SA

Estaba claro que no podía darme por vencido.

El tema de los eBook me llamó la atención, pero fue demasiado novedoso en el 2005 y en Internet encontré una empresa del nombre VERSAL Libros ahora llamada:  Cambridge Brick House , y les escribí. Me contestaron y ofrecieron lo que llamaban: Co Edición. Pero antes debe enviar la obra para su Consejo Directivo la leyera y su publicación, luego conversaría sobre el tema de la Co Edición.

Envié la obra y pasaron sesenta días sin noticias.

Este día en cuestión regresaba en mi automóvil rumbo a casa y un coche se estrella contra el mío. Mi día está hecho, pensé.

Consejo:

No todo bien vendido, pero no debes rendir tus metas y sueños a eventos inesperados y negativos.

Mantén tus vibraciones en alto, hay muchas cosas más por las que mantener el optimismo.

Al llegar a casa con el auto chocado y al encender mi computadora, en el correo encontré uno enviado por Versal Books.

Recapitulé lo que me había hecho, cerré los ojos y decidí abrirlo.

Señor Ernesto Panamá, dijo:

El consejo de directivo de Versal Books: un libro que se convierta en realidad y otro que se publicase de inmediato.

Así más o menos se reveló la nota enviada por la editorial norteamericana.

Bajo el sistema de  Co-edición , ellos se encuentran disponibles con el 50% de los gastos, imprimiendo un mínimo de 1000 obras. Ellos están dueños de los dueños 400 obras las que distribuirían y venderían para recuperar su inversión y ganancia. Yo recibiría 600 libros en El Salvador, flete pagado y debería vender los 600 libros, para recuperar mi inversión.

Me daba la confianza de que ellos decidieron arriesgar su dinero en mi obra, era buena señal.

Ofreciendo, además con el gasto de edición, revisión, maquetación de la obra y diseño de la portada con la ilustración de Mauricio Mejía. Terminado el trabajo debe enviarse una prueba del libro impreso para que yo lo revisara y aprobara, después sería impreso.

Ellos ademas realizaron el registro en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, tramitaron el ISBN y pagarían el libro de los 600 libros en El Salvador. Yo debo registrar la obra y el autor en el  Centro Nacional de Registros .

El paquete de Co Edición ofrecido, alcanzaba los $ 3,000.00. Yo debía cubrir el 50%; esta suma era equivalente a la tercera parte del costo a pagar a una imprenta en El Salvador y el costo de cada libro bajaba de $ 3.00 a $ 2.50.

Sin duda al iniciar la empresa de escribir mi primera obra, ni siquiera pensé en todas las tareas que se me presentaron, pero mis deseos se convirtieron en realidad, paso a paso, y solo Dios sabía cómo esto sucedería.

Para no hacer la historia larga, tampoco tenía $ 1,500.00 que se requirió y la mano del Señor me envió un Ángel: Marta Eugenia Madrigal de Fernández, fue la persona que se convirtió en una publicación oficial de mi obra.

Se remitió el dinero y el proceso de revisión, diseño, impresión, publicación, distribución, etc. Dio inicio.

Pequeños inconvenientes se dan por la negociación, sobre el tema de los  derechos de autor , claro en que no los otorgaron por la impresión de 1000 libros de los que yo compartí el 50% del costo y recepción 600. Posición que entiendo, aceptada de mala gana.

Me informaron que el corrector sería un norteamericano, que había vivido en El Salvador algunos años durante la guerra, a lo cual no se le objeción, porque ellos fueron lo que experimentaron en el oficio.

Ellos no aceptaron mi sugerencia de imprimir la portada en color, argumentando que sus costos se elevaron y no me hicieron más remedio que aceptar y aprobar el  arte  me fue enviado. La impresión de la obra finalmente se llevó acabo en Canadá.

En espera de la copia del libro corregido, para revisarlo y autorizarlo, cuando recibí la notificación de que un paquete contenía 600 libros estaban en la aduana y debía ir a recogerlo. Al llegar a las aduanas y abrir uno de los paquetes, los 600 libros han llegado.

Habían violado el acuerdo de enviar el libro para corrección y aprobación.

¿Pero como reclamar? Si lo que necesitas es pagar el costo del transporte de 600 libros de regreso a EE. UU.

Cómo decimos por acá: “al hecho, pecho”. El momento político que quelolo. Y corrían ya en el año 2005, dos años desde que inicie su escritura.

Podía ya tocar, ver, sentir mi obra, mi trabajo terminado. Pienso entonces que mi ego llegó a tocar la luna.

Consejo:

Cuando tratas con una empresa en el extranjero, no tienes control de cómo la operación se maneja, estás en desventaja. El precio es atractivo. Pero vas a descubrir fallas en tu trabajo a medida que las personas conocedoras y otros escritores leen tu obra.

De preferencia somete tu obra a ser  revisada con alguien que tengas contacto. No la envies sin que vaya revisada.