El futuro de ARENA está en juego

 ERNESTO PANAMÁ    | Viernes, 20 de Abril del 2018

 

 Hace diez años, este mes termina de escribir veinticinco páginas, que se adicionó a la segunda publicación de la obra:  Los guerreros de la libertad .

Obra histórica, en la que ARENA, el Instituto Político que contribuye con un apoyo, con el apoyo de todo el pueblo, derrotados políticamente al llamado movimiento revolucionario. Durante el proceso, se establece una nueva Constitución y el pueblo de apoyo para el partido gobierne por 20 años. Lamentablemente la dirigencia y su desconocimiento de la política, los conducen a su primera derrota electoral.

Durante los años trascurridos, quienes ahora financian al partido, lo dirigen. Aquellos que durante la guerra huyeron y regresaron decidieron que su dinero e intereses debían controlar ese partido.

Así es como nombrar a sus ejecutivos como miembros de COENA y se alejan de los principios que dieron vida a ARENA, convirtiéndolo en una organización al servicio de sus intereses. De esta forma, empolvando a los electores con helicópteros se alejan del voto, del poder del pueblo y esto los conducen al gobierno al contendiente que antes derrotamos.

Sin duda no soy bueno, pero mi análisis y veredicto de ese entonces fueron correctos y agradecidos esos corruptos dirigentes del FMLN. Hasta ahora la presidencia de la república.

La derrota de ARENA se debió a que se declararon los dueños del partido se pusieron de acuerdo en sus intereses, se enriqueció y dio trabajo a favor del pueblo salvadoreño, que tiene el poder del voto.

Cuando Antonio Saca decide competir como candidato, en contra del candidato de la cúpula corrupta de ARENA; esto me motiva a apoyar su postulación. El intento resultó fallido, la cúpula partidaria ganó y perdió de nuevo las elecciones ante el FMLN. En lo personal esta decisión marcó uno de esos errores que, por falta de conocimiento debes aprender en esta vida.

Así, mi alejamiento de la política continua, hasta el punto de que ni siquiera leo o escucho las noticias nacionales, pues en su mayoría los medios de prensa tradicionales trabajan como la fuente de propaganda de esos corruptos intereses y dueños de partido.

Hasta hace dos días, 16 de abril, no había escuchado discursos de los candidatos que se postulan para la presidencia en El Salvador.

Además, habiendo sido testigo del reciente robo electoral en el que las dirigencias de ARENA y el FMLN son cómplices, escribí un artículo que fue publicado por el periódico digital Contrapunto titulado: ¿Smartic, o los dueños de los partido políticos?

En el artículo describo que el daño que una vez más la dirigencia de ARENA hace sus simpatizantes, al elegir a los diputados asalariados y no a quienes fueron votados por los pocos areneros que fueron a las urnas. Decepcionan una vez más a su base electoral y benefician a un candidato a la presidencia no partidario.

Una vez más confirmaba la imposibilidad de rescatar la Institución Política ARENA. Continuó entonces sin conocer del pensamiento de quienes se postulan a la presidencia.

Me repito que no deseo ser cómplice de la corrupción.

Claro está que estoy enterado de que la cúpula del partido cuya cara visible es el COENA lleva como favorito al Hussein salvadoreño: un candidato fabricado, que no es nacido en el país y cuyos padres además son extranjeros. Pero este es el candidato ideal para hacer los mandados de los patrones. Además, este personaje otorga jugosa donación a la Fundación Clinton, ahora bajo investigación en EE. UU., a cambio de una fotografía. Este el origen de la foto en que el mencionado candidato aparece con Bill Clinton, de quien ya conocemos sus antecedentes de abuso sexual.

De Nayib, el candidato independiente, sé que aparenta desempeñar buenas gestiones municipales, pero varias de sus obras están siendo reñidas. Tiene la ventaja de no pertenecer a los partidos tradicionales, aunque ha recogido para su equipo mucha de la escoria política de exmilitante de los partidos tradicionales y, además, según he escuchado pierde fácilmente la compostura en entrevistas de prensa cuando de su educación se trata. Está claro que sabe cómo manejar los medios de prensa y las encuestas. Es conocido en la capital, ¿pero en el país?

Sucede entonces que hace una semana, Francisco un compañero fundador de ARENA, me invita a desayunar. La conversación que creí sería sobre política, resultó de negocios.

Claro está que el tema político se tocó, pero fue breve y durante esta Francisco me invitó a escuchar el video: A quemarropa de Javier Simán. Marco un joven estudiante de derecho, también me ha insistido en que debo escuchar a este candidato.

No fue hasta pasados un par de días del desayuno, que luego de meditar las palabras de Francisco y Marco: “mira que no tiene pelos en la lengua”, “le dice las verdades a la dirigencia del partido”, “habla claro sobre el aborto, el matrimonio” y “valora los principios cristianos”, que decidí dedicar el tiempo y ver el video A quemarropa.

Lo que vi y escuché desde el inicio me dejó atónito.

Javier es un joven, seguro de sí mismo, preparado, que sabe hablar pausadamente, con palabras sencillas que incluso puede entender el más fanático partidario opositor, sin poder refutar lo que escucha.

Conoce el candidato Simán, de los distintos temas de salud, seguridad, educación, impuestos y tiene claro que él como presidente será responsable del tema seguridad nacional. Que es un tema que no va a delegar.

Sobre educación no se compromete a hablar de un porcentaje del PIB para el presupuesto, pues el sugerido por el entrevistador podría quedarse corto ante la necesidad de modernidad y necesidades de infraestructura y docentes actualmente existentes.

Propone que el salario mínimo se revise anualmente, tomando en cuenta factores económicos, dejando a los políticos sin participación en el tema.

Critica a la dirección del partido ARENA y la motiva a cambiar, para bien de los salvadoreños.

¡Tiene huevos!

Las tanquetas de adorno en los redondeles de la ciudad no sirven de nada, asegura Javier.

Conoce el tema de salud, sabe cuánto se recauda para FOSALUD, cuanto se le asigna en el presupuesto y se pregunta ¿adónde van a parar el resto de los fondos recaudados?

Tiene claro el tema de corrupción. Sabe que debemos profesionalizar el empleo público y que se debe invertir en esto. Apoya a los están en el escalafón y asegura que la ley se debe cumplir.

Sobre la agricultura plantea invertir en proyectos que desarrollen la agroindustria y las exportaciones y propone olvidarnos de la agricultura de subsistencia.

No considera subir impuestos, sabe cuánto más de impuestos recibe este gobierno comparado con años anteriores y es partidario de ofrecer incentivos al sector productivo informal para que sepa formalizarse, una brillante alternativa para mayor recaudación.

Javier Simán, parece haber salido de un cuento de hadas, es un hombre preparado, habla dos idiomas. Como abogado y con postgrado en leyes, está facultado para litigar en los EE. UU., y entre sus experiencias se ha desarrollado exitosamente en el comercio y la industria.

En capacidad y preparación, no se le puede comparar con los otros candidatos, los supera a todos juntos.

Javier Simán, es de la opinión que, desde ya, debemos prepararnos para recibir a nuestros hermanos cuya protección de TPS termina en el 2019. Como abogado graduado en aquel país, conoce alternativas que pueden nuestros hermanos tomar para legalizar su situación y no veo en él la tendencia de humillarse, si no de buscar soluciones.

Javier Simán, no es un político más, es un empresario que está sacrificando privacidad, tranquilidad, tiempo, para dedicarlo a nosotros los salvadoreños.

Sus palabras sobre cómo unidos, podemos salir adelante son alentadoras. Su disposición al diálogo es halagadora:

—“Podemos llegar a acuerdos que beneficien a todos, sin negociar principios”, dice.

Sé que no todos van a compartir lo aquí expresado, y no faltará aquel que me recuerde a mi difunta madre. Pero si algo de amor tienen por El Salvador, los invito a escuchar: A quemarropa, Javier Simán en cada palabra de este programa expresa lo que todos deseamos para nuestros hermanos salvadoreños.

Puedo equivocarme, pero ¿qué tenemos que perder? ¡Estamos mal!

Veo por fin después de tantos oscuros años, la oportunidad de rescatar Alianza Republicana Nacionalista, volverla una Institución al servicio del pueblo salvadoreño.

Esperanza que daba por perdida.

Claro está que Javier Simán sabe que la cúpula que da órdenes a los empleados del COENA puede maniobrar y llevar al hijo de papi a la candidatura del partido.

El egoísmo de estos señores recientemente los ha vuelto a cegar. Pero está claro que sus ingresos y negocios no son afectados por lo que les da igual si gana el FMLN o ARENA arriba se pone de acuerdo, a ellos no les importamos el pueblo.

Pero ahora como pueblo, sabemos que existen motivos y razones para que Javier Simán, sea el candidato de ARENA, que enfrente al partido en el gobierno.

Se dice que hay 144,000 inscritos en el partido, con derecho a voto. Pregunto: ¿quién tiene control de esto? ¿Cómo funcionará el conteo de votos?

Sobre elecciones amañadas nadie nos da clases y sabemos que nos ofrecen comprar el voto, podemos o no recibir lo ofrecido, ¡pero el voto es secreto!

¡Está vez areneros inscritos!, ustedes deben ser la diferencia.

Es tiempo de tomar las riendas del partido.

Estoy seguro de que, si logran elegir a Javier Simán, el cambio para El Salvador dará inicio y será de beneficio para todos.

Lamento que mi contribución no llegue a más que estás líneas y sea hasta pocos días de la elección. No puedo votar, pues a pesar de ser fundador, no estoy inscrito en el partido.

Nótese que no hablo de Javier sea la solución final a todo los que nos aqueja, pero habremos iniciado el cambio para mejorar.

¡El arma más poderosa de los hombres libres es el voto!

¡Primero El Salvador, segundo El Salvador, tercero El Salvador!

¡Dios, Patria y Libertad!

Llegué a creer que tantos años de trabajo y sacrificio, habían sido en vano y que estas frases habían pasado al olvido.

Gracias Javier.

____
Ernesto Panamá fue miembro fundador de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).