¿Nuevo atentado en contra de la vida del presidente?

ERNESTO PANAMÁ | Martes, 26 de noviembre del 2019

La noticia revela que el encargado de probar la comida del presidente Donald Trump, se encuentra luchando por su vida en el hospital Walters Reed.

Razón aparente por la que el presidente visitó el hospital en forma sorpresiva el pasado sábado 16. Su visita al hospital parece estar relacionada con la necesidad de saber si el presidente fue expuesto al agente químico que tiene al borde de la muerte a la persona encargada de probar sus alimentos. Los exámenes necesarios para determinar si  el presidente había sido expuesto al mismo químico, no podían realizarse en la Casa Blanca.

Si amigos. Vivimos en el siglo 21, pero los enemigos de los gobiernos “Estado Nación”, emplean venenos como en los tiempos medievales o misiles para intentar derribar el fuerza aérea 1, y deshacerse de su enemigo.

El día anterior viernes, el presidente fue visto en público y se le vio gozando de buena salud. Más tarde el sábado  se reporta que el presidente, no ha sufrido los síntomas de quién prueba sus alimentos.

El veneno aparentemente se trata de un subproducto químico cuya acción no es inmediata. ¿Qué es un “subproducto químico”? Un subproducto es el que se produce de otro. (Como el azúcar, es producto de la melaza).

Este tipo de veneno dificulta su identificación y la del químico original, pues al volverse subproducto cambia su composición molecular.

Si, amigo lector, los cambios que el presidente Trump conduce en Washington, los Estados Unidos y el mundo, tiene descontentos a muchos poderosos enemigos, entre ellos a los globalistas.

El presidente Kennedy y su hermano el fiscal general fueron asesinados al intentar cambiar este modelo totalitarista socialista, y el presidente Reagan sobre vivió a varios atentados, sin lograr evitar que los planes de estos corruptos continuaran avanzando.

Ahora bien, amigo lector tú decides si continuas  en el sueño al que has sido inducido, o despiertas y decides vivir la realidad.

Lo que sucede en este nuevo gobierno de los EE. UU. es que está cambiando el sistema fascista socialista, que se nos venía imponiendo.

Los poderes involucrados: el orden mundial, los gobiernos en la sombra y profundo, establecidos en la mayoría de los países del mundo, no están dispuestos a perder la riqueza y el dominio adquiridos.

Para quienes lo desconocen, estas son algunas de las acciones que el gobierno de Donald Trump ejecuta encaminadas a descabezar la dirigencia de esta organización mundial, que hasta hace poco se desconocía.

El fiscal general William Bar, declarará la próxima semana ante el comité judicial legislativo, y posteriormente a inicios de octubre lo hará el inspector general de la fiscalía Michael Horowitz. A esto se deben sumar la apertura de casos judiciales que serán sometidos a gran jurado por el fiscal John Durham, las  que revelan serán devastadoras para los integrantes del régimen del gobierno Obama.

La desesperación de los demócratas ante estos resultados es enorme luego de no poder evitar la nominación, la victoria presidencial, y del fracaso de  casi dos años de investigación que no probó la complicidad del presidente para derrotar a Hillary Clinton. Como última instancia desarrollan el procedimiento de destitución presidencial sin contar con las pruebas que permitan esta acción.

Esto resulta en un nuevo fiasco demócrata que cada vez más, daña su imagen y disminuye sus probabilidades electorales presidenciales para el 2020.

El tiempo se agota para los demócratas, pues las vacaciones de navidad los obligan a decidir si prosiguen o no con el proceso de destitución, pues de continuar estarían afectando sus candidatos a la nominación  presidencial, y además sin las pruebas necesarias el caso de destitución presidencial está muerto si llega al senado.

Nada halagadora es la situación de los miembros del gobierno en la sombra y profundo, integrados en mayoría por demócratas.

Razón por la que el asesinato de William Bar, John Durham o Donal J. Trump, no pienso sea algo que estos corruptos descarten como última instancia; con lo que detendrían los procesos judiciales o evitarían la segura reelección del presidente.

Para los corruptos criminales que gobernaron el planeta los últimos sesenta años perder el poder es algo que no conciben, y para conservar el poder todo medio se justifica.

Si el presidente norteamericano, es destituido o asesinado, las probabilidades de que el Reino Unido abandone la Unión Europea son cero. El que terminen sus mandatos gobiernos como los de López Obrador, Nayib Bukele y otros antisistema, también serán cero.

El mundo entrará de nuevo en crisis y seremos sometidos al nuevo sistema colonial.