Solo la unidad nos permitirá vencer

El mes de mayo es el mes de la reapertura económica en los EE. UU. pero además resulta crítico para quienes al perder la elección en el 2016 ven escapar de sus manos el poder acumulado por más de cinco décadas.

Cinco meses faltan para la elección presidencial en noviembre del 2020 en Estados Unidos y si Donald Trump es reelecto podrá llevar a término la recolección de pruebas, la instalación de juicios y en manos de la justicia quedará el castigar a los culpables del desprestigio internacional, moral, económico, cultural y dependencia al que gobiernos anteriores lo habían sometido.

Historia que no muchos conocen.

La pandemia que vivimos fue anunciada en el 2015 por el Dr. Anthony Fauci director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID siglas en inglés) quien ocupa el cargo desde 1984. (En el enlace en letra de color azul puedes escucharlo).

En noviembre 2015 las encuestas coinciden en que Hillary Clinton seleccionada por el “viejo orden mundial” para suceder a su marioneta Hussein Obama ganaría las elecciones. Es decir para “los globalistas” la elección de su ungida y el desatar la pandemia acordada con el partido comunista chino, rector del mayor sistema autoritario mundial formaban parte de un plan preconcebido que estaba en marcha.

El desatar la pandemia sabemos que se da, pero el pueblo norteamericano en las urnas decide no seguir con el deterioro nacional al que los demócratas los conducían y el viejo orden al no ganar la elección pierde el control del mayor centro de influencia mundial, la presidencia de los Estados Unidos.

Espero que como lector no ignoraras que el objetivo del viejo orden mundial ha sido establecer el gobierno mundial.

El ensayo de este gobierno mundial ya se da en Europa en donde un parlamento multinacional dicta leyes y regulaciones que deben acatarse por gobiernos electos por el voto directo de sus ciudadanos. Es decir la soberanía de los países miembros de la UE debe someterse a la de un parlamento multinacional en donde la mayoría de sus miembros pertenecen a otros países.

Para que la continuidad de este sistema se diera era necesaria que gobiernos corruptos seguidores del orden mundial gobernaran. En el caso de México que el PRI o el PAN mantuvieran la presidencia, que Hillary demócrata gobernará en Estados Unidos, que los socialistas estuviesen fuertes en Canadá y Australia, que el Reino Unido hubiese permanecido en la Unión Europea y que incluso en países como El Salvador ARENA o el FMLN gobernarán.

De haberse logrado la continuidad de esos gobiernos corruptos y serviles las condiciones para crear el caos mundial hubiesen sido óptimas y la guerra en medio oriente habría escalado, corea del norte posiblemente estaría por lanzar un ataque nuclear, los precios del petróleo estarían arriba de 120 dólares, Estados Unidos estaría en desventaja militar con China y Rusia y sufriría crecientes oleadas de migrantes ilegales, actos terroristas, alto desempleo y criminalidad, etc., etc., etc.

El descontento en países como México y El Salvador abatidos además por la pandemia posiblemente nos tendría al borde de un nuevo enfrentamiento.

Pero la situación es diferente, los acontecimientos no ocurren y el viejo orden, aliados y serviles se ven obligados a provocarlos. Deben desestabilizar a los gobiernos que no son parte de su plan. El tiempo está en su contra.

Es estos cinco meses antes de la elección EE. UU. incrementarán acciones de desestabilización, desinformación, protestas y terror serán conducidas por organizaciones radicales cómo ANTIFA y la Hermandad Musulmana. El caos deberá evitar la reelección de Donald Trump.

Internacionalmente las acciones para desestabilizar Asia, Medio Oriente, África, y países de América Latina, se llevan adelante.

Ellos no reconocen la derrota que tu voto les causó. Se preparan para desconocerlo y recuperar su poder.

¿Estás tú preparado para apoyar al gobierno que elegiste?

Luego de vivir gobiernos militares, 13 años de guerra y 30 de corrupción de ARENA y FMLN ¿Te dejarás engañar de nuevo?

En la elección de febrero del 2019 ganamos una batalla, pero no la guerra.

Haber derrotado al bipartidismo nos eleva al nivel de enemigos del “orden mundial” estamos al nivel de los ingleses, norteamericanos, mexicanos que deseamos que los gobernantes que elegimos guíen nuestras naciones y no un grupúsculo de personas.

Viva El Salvador.

¡Felicidades pueblo salvadoreño ha concluido de primer año de gobierno que tú elegiste