Bukele ante la Fundación Heritage Fundation – Parte 2

ERNESTO PANAMÁ | Lunes, 08 de Abril del 2019

NOTA:

El discurso dura más una hora por lo que serán necesarias varias entregas.
Entrega del minuto 8:43 al 12:57

 

La realidad es que obtuvimos una gran victoria, pero al mismo tiempo debemos entender que las dos partes que combatieron en la guerra civil poseen mucho poder; controlan la Asamblea Nacional, muchas instituciones que hacen funcionar el gobierno, pero esta la forma en la que la democracia trabaja y además es uno de los retos que enfrentamos para llevar el país adelante, si es que realmente deseamos darle vuelta la página de la posguerra.

Hay algo muy importante y es una de las razones por la que estamos aquí.

Las relaciones entre El Salvador y los EE. UU. se han deteriorado en los últimos diez años; por razones de ideología o por falta de pragmatismo. Olvidándose de que hay una gran población de salvadoreños en los EE. UU. Que nuestra moneda circulante es la misma que en los EE. UU. Que EE. UU. compra el 80 % de nuestras exportaciones y el 80 % de nuestras importaciones procede de los EE. UU.

Por lo tanto, no se han tomado las decisiones correctas; ahora nosotros deseamos tomar las decisiones correctas y ahora deseamos mejorar estas relaciones hasta donde sea posible.

 ¿Cómo lo harán?, se preguntan.

Pues tenemos muchas cosas en común con los norteamericanos, y en un 90 % deseamos las misas cosas que ellos. Ambos preciamos la libre empresa, el libre mercado, un gobierno limitado, la libertad de expresión, gustamos de la democracia, y si esta no fuera una democracia, no estaríamos aquí.

Y fue gracias al gran despliegue de observadores internacionales que presenciaron nuestra elección que se impidió, el amplio fraude que nos hubiera privado de nuestra victoria.

Ahora los retos que enfrentamos, puedo decir que se resolverán con la misma receta con la que se resolvieron aquí en EE. UU.

Siempre he dicho que mi ciudad favorita en EE. UU. es Washington, y no es porque sea la ciudad más bonita, o la de menos tráfico; pero por el hecho de la visión con la que fue construida.

Cuando se construyó (Washington) los EE. UU. era una nación pobre y se decidió construir esta grande y bella ciudad como su capital, para impresionar a los mandatarios.

La sabiduría de hacerla así contenía la visión de lo que ellos deseaban lograr; el que pasados 50 o 100 años se convertirían en una potencia mundial.

Si volviéramos al pasado probablemente esta decisión no fue popular, pero ahora al volver a ver el pasado sabemos que fue la decisión fue correcta. Actualmente los EE. UU. es la nación más poderosa en el mundo.

Aquella visión, se volvió realidad.

Nuestra visión (la de los salvadoreños) no es llegar a ser una súper potencia, somos muy pequeños.

Nuestra visión es ofrecer oportunidades, seguridad, eliminar la pobreza, y ser un ejemplo para otros países del tercer mundo de que las cosas pueden mejorar unidos, utilizando el sentido común para construir nuestras políticas.

Observaciones y Análisis

El presidente electo tiene clara su posición en el ambiente político en el que asumirá la presidencia, el poder que aún poseen los que se enfrentaron en la guerra y lo ve como el reto democrático que se debe enfrentar en el marco democrático.

Reconoce el deterioro de las relaciones con los EE. UU., numera las causas por las cuales es para el país restaurarlas y aspira a que esta relación sea la mejor.

Dice que hay quienes preguntan que como se mejoraran las relaciones y él responde enumerando lo que salvadoreños y estadounidenses tenemos en común.

Hace ver que la victoria electoral del pueblo salvadoreño es gracias a los numerosos observadores internacionales durante la elección, no permitió el fraude electoral.

Dice que los retos que ahora enfrenta El Salvador se pueden solventar con la sabiduría y visión que los EE. UU. utilizó cuando era una nación pobre. Con sabiduría y visión.

  1. UU. lo hizo proyectando la imagen al mundo de su capital Washington.

La sabiduría y visión del próximo gobierno para con el pueblo salvadoreño es ofrecer:oportunidades, seguridad, eliminar la pobreza y ser ejemplo de que UNIDOS, usando sentido común podremos delinear las políticas que nos permitan seguir un camino de prosperidad.

El presidente electo, pienso que en esta parte de su discurso demuestra ser una persona culta, que expresa con claridad su visión para el futuro de los salvadoreños, que pienso es lo misma que todos deseamos.

 

Discurso presidente electo de El Salvador ante Heritage Fundation