Sucede que nada ocurre antes del momento indicado, pero como humanos deseamos que lo que creemos en bueno, debe suceder cuanto antes.

Pero hay revelaciones que se harán hasta que los hechos estén comprobados, así los procesos subsiguientes podrán darse y a los espectadores les será más fácil comprenderlos y saber que fueron engañados. Pero siempre habrá personas que continuarán negando la verdad.

Si las pruebas de los acontecimientos se presentan antes del momento adecuado, no se comprenderá la trampa. Pero cuando “la mayoría de los involucrados” en el engaño se dan a conocer y no pueden retractarse, entonces los engañados tendrán la información suficiente para reconocer culpables e inocentes.

El pensar que no nos encontramos en el “inicio de una nueva era”, me hizo sentir sin esperanza, pero por supuesto cuando todo parece perdido, que no se olvide que existen aquellos que trabajan sin descanso para que la verdad sea conocida.

En EE. UU. por si no te has dado cuenta sucedió que en el 2016 el “pueblo” se reveló en contra de la elite del capital que los conducía a lo que ellos llamaban un “mundo global”, sistema en donde una minoría corporativa decidían su futuro y el del resto del mundo. Es decir, gobiernos y ciudadanos éramos sometidos a una burocracia global la dirigiría nuestras vidas, un sistema como el del PCCh dirige en China.

A la implantación de este modelo autoritario en mis escritos lo llamo el “nuevo colonialismo”, pues desde el exterior se dirige la vida de los ciudadanos del mundo global. Este sistema no usa tropas, “sugiere” o “recomiendan” a gobiernos vender a corporaciones extranjeras las explotaciones de recursos naturales, la banca, los servicios, telefonía, energía, agua, salud, e incluso adoptar su sistema monetario, perdiendo el país y su nación la autonomía que poseía y si no cumples serás castigado.

Este poder en Estados Unidos está integrado por dirigentes corporativos que financian partidos y las campañas de quienes serán elegidos para seguir sus órdenes. El modelo se replica en Europa y países como El Salvador, en donde vendiéndose como Judas la “élite local” traiciona a su pueblo y financia las campañas de quienes gobernarán para favorecerles.

No sé si he logrado aclarar la visión para el lector, pero no se trata de desprestigiar al presidente Jonhson, Trump, Bukele o López, los pueblos votaron para eliminar sistemas totalitarios corruptos, cuyos líderes son multimillonarios en pueblos empobrecidos quienes recibiendo miserables salarios los han enriquecido. Debe entenderse cómo élite corrupta a la de izquierda y derecha, quiénes se turnan en el poder para explotarnos y someternos. Este sistema fue el derrotado en las urnas pues nos “hartamos de su explotación”.

Con su dinero, plumas pagadas, tontos útiles, no escatiman esfuerzo para hacer creer al pueblo que se equivocaron al elegir a Johnson, Trump, López Obrador o Bukele, olvidan que los elegimos para cambiar el sistema, y nos fallan, se van, pero hoy son “VOLUNTA DEL PUEBLO” y no títeres de quiénes se ha enriquecido empobreciendo a sus nacionales.

Hay una enorme diferencia en la derrota a un “sistema corrupto” y la elección de una persona llámese Nayib, Boris, Donald o Manuel, ellos son solo instrumentos que deben ejecutar el cambio de sistema que el pueblo demanda. Atacarlos como individuos es una estrategia de distracción.

En los EE. UU. la debacle final del totalitarismo reinicia el 14 de enero 2021 con nuevos documentos hechos públicos en los que el exespía inglés confiesa que el documento elaborado en el 2016 para desprestigiar al presidente Trump tenía como propósito apartar la atención de los escándalos del sistema de cómputo y la venta de URANIO norteamericano a Rusia, en los que la candidata Clinton estaba involucrada.

Estos y otros documentos ya son de conocimiento público.

Se sabe también que el FBI advirtió de que el capitolio sería asaltado el 6 de enero, el jefe de policía de Washington quién renunció solicitó al alcalde demócrata que se desplegara la Guardia Nacional y ella se negó a dar la protección.

El objetivo entonces de acusar al presidente, si ellos planificaron la toma del Capitolio ¿cuál es?

Su objetivo es apartar al elegido del pueblo para restablecer su sistema globalista, someter y restringir derechos y libertades de la masa mientras ellos se hartan de dólares.

Infórmate, deja de ser borrego.

Por yanglorm