Cuentos

Escribir el primer cuento infantil, toda la experiencia que lleva adelante motivado por mis hijas Anabella y Claudia, ahora profesionales y madres, a quienes les relataba aventuras durante los viajes en automóvil.

Cursaba el quinto grado, de esto hace más de 60 años, cuando conocí a los héroes de mis aventuras.

Ernesto Vicente Basagoitia era el compañero con la habilidad de entretenernos y fue a través de sus relatos que conocí a los

personajes que diez años más tarde  entretenían a un mis hijas y treinta años más tarde se convertían en los héroes de la Serie: Las Aventuras de Pepito, Pelota y Pelotilla.

Entre las enormes satisfacciones que los cuentos me han proporcionado, este es el testigo de cómo mis nietos quedaron como hipnotizados la primera vez que los atendieron. Un par de años más tarde en la noche Marcela es la primera vez que los personajes y luego en el 2003 Barnes y Noble colocan durante seis semanas La Aventura en El Valle del Encanto, entre los libros más vendidos en Español en los EE. UU., Compartiendo honores renombrados autores.

Marcela Fahsen Panamá

 

 

 

 

Escribir el primer cuento, imprimirlo, venderlo, que no participe en la compra de un gobierno e incluso donar a las obras en FUNTER se sumaron al buen sabor de ser escritor.

Esta segunda obra Aventura en el Valle de los Elefantes, se trabaja después de la medicina, sobre la lectura en el país, el medioambiente, la falta de conocimiento de nuestra cultura y la deficiente capacitación escolar del país.

Es así que decido que el objetivo de mis cuentos y obras debe trascender la historia que cuenta, de acuerdo con el conocimiento de nuestra cultura y tradiciones, informar a los niños de cómo puedes contribuir al cuidado del planeta, sus plantas y animales. Sin duda no es fácil entretener y educar a la vez, pero el reto debía superarse.

Habrá cinco años antes de que el primer cuento que no tenga ilustraciones de color para niños y que este sea el tiempo que mi camino se cruza con Óscar “Kein” Cornejo, un joven ilustrador recién graduado de la Universidad Don Bosco. Sus ilustraciones son las que hoy se encuentran en los cuentos y le agregan el color y alegría a mis obras.

Aventura en el Valle de los Elefantes, se desarrolla en Guatemala, país en donde, no hay elefantes. Se vive la tradición de la Quema del Diablo, se relata el río del Fuego Sagrado, se viaja al inframundo Xibalbá, se conoce la leyenda de las Calaveras de Cristal y se investiga sobre la conservación de las plantas y los animales y además, se ofrece aventura y entretenimiento.

 

 

 

Tuve el placer de conocer Jorge Tetl Argueta, gracias a Aleph Sánchez, de oficio pintor, quien diseñó la portada y me obsequió tres de las ilustraciones interiores de Aventuras en El Valle del Encanto.

Jorge es escritor, vive en los EE. UU., Y trabaja para una editorial escribiendo libros para niños. Jorge nos ofreció un estudio sobre cuentos y nos informó sobre la extensión de sus cuentos, la que no superan las 2000 palabras.

Mi sorpresa fue enorme, mis dos cuentos superan las 9000 palabras, sin lugar a dudas nuestros trabajos van dirigidos a diferentes edades.

Pero el reto de revisar mi trabajo estaba en marcha.

Es así que Aventura en El Valle del Encanto, se edita y de 9000 palabras se reduce a 4500.

Se titula: El Valle del Encanto, título que le da Óscar “Kein” Cornejo, quien no ha encontrado la imagen y ha creado la portada le ha cambiado el título.

Decidí publicarlo con el nombre de El Valle del Encanto, pues esta versión ilustrada, un todo color y habiendo reducido el contenido escrito, me presentaría una obra totalmente diferente.

 

 

 

 

 

 

Esta es la cuarta obra de la Serie Las Aventuras de Pepito, Pelota y Pelotilla.

En esta oportunidad la Aventura en La Puerta del Diablo, se desarrolla en la ciudad de Santa Ana, El Salvador y se extiende al cantón de los Planes de Renderos; cantón compartido por 3 municipios Panchimalco, San Marcos y San Salvador, lugar en donde se encuentra el sitio turístico conocido como La Puerta del Diablo.

Durante el relato de Aventura en La Puerta del Diablo, se conocen la leyenda de La Puerta del Diablo, tradiciones nacionales, mientras personajes de leyendas se integran al contenido; y en una de las escenas del relato, la siembra de árboles originarios del país se lleva a cabo. La historia se da durante una importante y tradicional festividad religiosa, en la que se celebra a la patria de la ciudad y además conoce la leyenda del cerro Tecana.

De esta forma, las Aventuras de Pepito, Pelota y Pelotilla, el conjunto de la cultura de países como Tailandia, Casta Rica, etc.