Por Ernesto Panamá

Es el título de la novela histórica que publicaré pronto.

Este es su prólogo

Las vidas de los nacidos en 1950 fueron influenciadas por la caída del régimen de Fulgencio Batista en Cuba, ocurrida en 1959 y el ascenso al poder de la revolución cubana comandada por Fidel Castro, en cuyo régimen la restricción a la tenencia de la tierra afecta a los intereses norteamericanos.

En 1960 en el marco de la XV Asamblea General de la ONU Fidel Castro visita los Estados Unidos y es recibido por el vicepresidente Richard Nixon, pero el encuentro no resulta fructífero. En Nueva York Fidel se reúne con Nikita Jrushchov, entonces líder de la Unión Soviética quién ve en Castro la posibilidad de acercar su revolución a América.

La juventud de entonces es bombardeada con los dogmas del extremismo el comunismo y el capitalismo. La guerra de Vietnam se conduce dentro de este contexto, su pueblo sufre las consecuencias, finalmente la potencia capitalista pierde la guerra, decenas de miles de sus hijos mueren y resultan lisiados, el único ganador es el “complejo armamentista” que ha sumado multimillonarias ganancias.

Las guerras terroristas en el continente americano dan inicio fracasando en Bolivia, extendiéndose al Cono Sur y luego a Centro América en donde las desigualdades sociales y el odio de clases conduce al enfrentamiento armado entre “nacionales”, desestabilizando la región. Asia y África no escapan del negocio y se tiñen de sangre.

En El Salvador, la propaganda de la llamada derecha la difunden los pocos medios privados y oficiales atacando al perverso comunismo que destruye valores y derechos.

La izquierda integrada por opositores a los gobiernos militares y estudiantes universitarios posee limitada capacidad de propaganda, carece de medios y financiamiento. Recurre entonces al montaje de paros, protestas masivas, actos vandálicos, agreden a policías y soldados y de esta forma la prensa tradicional los publicita.

El Salvador alcanza los 40 años de ser regido por militares, lo cual democráticamente era intolerable, “pero los gobiernos norteamericanos así lo mandaban”.

A finales de los 60s entidades religiosas católicas, exacerban el odio de clases disfrazándolo de “justicia social”. En entidades educativas jesuitas los alumnos son forzados a cuestionar a sus padres por la pobreza existente en el país y en la universidad, la desigualdad social, el odio de clase y la formación de líderes terroristas es rutina.

Los Maristas entidad religiosa caracterizada de franquista, es de donde surge la primera célula terrorista denominada “el grupo”, que secuestra, tortura y asesina al joven empresario Ernesto Regalado Dueñas, miembro de una de las familias de abolengo oligárquico salvadoreño.

Como gente común no percibimos que los intereses de gobiernos en los Estados Unidos cambian, se abandona la doctrina de “Seguridad Nacional” y se adopta la de “Derechos Humanos”.

Esto conduce a que la Casablanca a no brindar apoyo político, ni crediticio a los gobiernos militares en Sur y Centro América y finalmente los derroca. Los terroristas reciben la protección y apoyo de la potencia, aumentan su accionar y las economías de estos países retroceden.

Casado a los 20 años decido dar la lucha. Tres años después auto exiliado en 1983 inicio la escritura y años después se termina, se mecanografía, imprime y se respalda en Floopy Disk en Ciudad Guatemala.

En 1988, acepto el cargo de Embajador ante la República del Paraguay y el libro me acompaña. Un evento literario se lleva a cabo en Asunción y hago contacto con una crítica literaria de nacionalidad argentina y le solicitó que evalúe mi obra.

Accede y su evaluación me sorprende pues valora bien la obra, haciéndome ver que en una “novela histórica” una sección biográfica no tiene cabida, por lo que recomienda eliminarla.

Fue la primera vez que conocí que lo escrito era una “novela histórica“.

Poco después en 1989 en Asunción Paraguay celebramos la caída del muro de Berlín y poco después soy trasladado a la República de China.

El escrito permanece engavetado hasta mi regreso a El Salvador en el 2003 en donde siguiendo el consejo de la crítica argentina de quien perdí su información y de quién recuerdo que era casada con un científico nuclear, quien opinó sobre la historia de detonaciones nucleares que se relata en el libro.

Una vez extraída la parte biográfica, el libro volvió a la gaveta.

Más de quince publicaciones de varios tipos literarios anteceden a esta mi primera “novela histórica” que hasta este 2021 se publica, deseando sea de su agrado. En ella relato los acontecimientos que precedieron a la caída del muro de Berlín, década de terror que me permito recordarles.

Sucede que posterior al fin de la guerra fría la esperanza de un mundo sin guerras y próspero nunca llegó. La consciencia en mi empieza a considerar que las guerras generan riqueza y que quizá está pudiese ser la razón del por qué no terminan.

Las guerras, las muertes, el caos han sido la vida cotidiana de los nacidos en los 50s y en lo personal ser parte de estos escenarios me conducen a escribir esta novela histórica. Inicialmente la titulé “Visión de Espejo”.

La corrección final da inicio en el 2020 y finaliza en el 2021 y es cuando decido cambiar el título por 80s,  década sangrienta la que pone fin a “la guerra fría”, pero ”no” a las guerras.

Interesante resulta que, de estas atrocidades nadie resulta culpable.

Es mi deseo disfruten de esta novela histórica, recorrerás diferentes países y finalmente, espero te motive a mantenerte informado, la única manera de no vivir engañado por intereses, mentiras y dogmas.

Por yanglorm