fbpx
¿Nevo Orden Mundial?

Vivir en el pasado ignorando el presente es posible, pero lo que acontece no se puede negar, solo ignorar y los efectos se darán guste o no.

Estar enterado requiere dedicar tiempo a informarse, de medios diferentes y en la mayoría de los casos debido a que “no tenemos tiempo” creemos lo que la propaganda dice y se vive engañado. Pero en fin esa es decisión personal.

El artículo que comparto me ha ilustrado bastante, pues materia monetaria, económica y financiera me considero bastante ignorante,

Desde 1813 su poder se mantiene
El financiar guerras se inicia en 1800 y hoy se promueve en los cinco continentes.

 

Cómo Occidente envenenó su dinero

21 de septiembre de 2022

YANIS VAROUFAKIS

 

Cuando una fábrica quiere eliminar los desechos tóxicos, cobra un precio negativo por ello: sus gerentes le pagan a alguien para que se deshaga de ellos. Pero cuando los bancos centrales comienzan a tratar el dinero como los fabricantes de automóviles tratan el ácido sulfúrico gastado, uno sabe que algo está podrido en el reino del capitalismo financiero.

El capitalismo conquistó el mundo mercantilizando en donde casi todo tenía un valor, pero no un precio, abriendo así una brecha aguda entre valores y precios. Hizo lo mismo con el dinero. El valor de cambio del dinero siempre reflejó la disposición de las personas a entregar cosas valiosas a cambio de determinadas sumas de dinero. Pero, bajo el capitalismo, y una vez que el cristianismo aceptó la idea de cobrar por los préstamos, el dinero también adquirió un precio de mercado: la tasa de interés, o el precio de arrendar una pila de efectivo por un período determinado.

Después del colapso financiero de 2008, y especialmente durante la pandemia, sucedió algo extraño: el dinero mantuvo su valor de cambio (que la inflación disminuye), pero su precio se desplomó, volviéndose negativo en muchas ocasiones. Los políticos y los banqueros centrales habían envenenado inadvertidamente “la capacidad alienada de la humanidad” (la definición poética del dinero de Karl Marx ). El veneno que administraron fue la política posterior a 2008, en Europa y Estados Unidos, de severa austeridad para la mayoría para financiar el socialismo para unos pocos.

La austeridad redujo el gasto público precisamente cuando el gasto privado caía como un ladrillo, acelerando la caída de la suma del gasto público y privado, que es, por definición, el ingreso nacional. Bajo el capitalismo, solo las grandes empresas tienen la capacidad de pedir prestadas cantidades significativas del dinero que los prestamistas, en su mayoría personas ricas con grandes ahorros, están dispuestos a prestar. Esta es la razón por la que el precio del dinero se desplomó después de 2008: la demanda se agotó, ya que las grandes empresas respondieron al calamitoso efecto de la austeridad sobre la demanda cancelando inversiones, incluso cuando la oferta de dinero (para las grandes empresas) floreció.

Al igual que las reservas de papas que nadie quiere comprar al precio vigente, el precio del dinero (la tasa de interés) cae cuando la demanda permanece por debajo de la cantidad disponible para prestar. Pero aquí está la diferencia crucial: mientras que un precio de la papa que cae con rapidez cura rápidamente cualquier problema de exceso de oferta, sucede lo contrario cuando el precio del dinero cae rápidamente. En lugar de regocijarse porque ahora pueden pedir prestado a un precio más bajo, los inversores piensan: “El banco central debe pensar que las cosas son sombrías para permitir que las tasas de interés bajen tanto. ¡No invertiré, aunque me den dinero gratis!” Incluso después de que los banqueros centrales recortaran drásticamente el precio oficial del dinero, la inversión no se recuperó y el precio del dinero siguió cayendo, hasta que llegó a territorio negativo.

Algunos comentaristas esperan ahora que el dinero occidental se esté purificando en las llamas de la inflación y las subidas de tipos de interés. Pero la inflación no está sacando el veneno del sistema monetario de Occidente. Después de más de una década de adicción al dinero envenenado, no presenta ningún método de desintoxicación obvio. La inflación actual no es la misma bestia que enfrentó Occidente en la década de 1970 y principios de la de 1980. Esta vez, amenaza a los trabajadores, el capital y los gobiernos de forma que no podía hacer hace 50 años. En ese entonces, los trabajadores estaban lo suficientemente organizados para exigir aumentos salariales que evitaran una crisis del costo de vida, y ni los estados ni las corporaciones privadas dependían del dinero gratis para seguir adelante. Hoy en día, no existe una tasa de interés óptima que restablezca el equilibrio entre la demanda y la oferta de dinero que no desencadene una ola masiva de quiebras públicas y privadas. Ese es el precio a largo plazo del dinero envenenado.

El gobierno de EE. UU. enfrenta el dilema imposible de frenar la inflación interna y obliga a las corporaciones estadounidenses y a muchos gobiernos amigos a una crisis de solvencia, que amenazará la propia estabilidad de Estados Unidos.

Las cosas son mucho peores en la eurozona, donde los políticos se negaron a hacer lo obvio una vez que los bancos europeos quebraron después de 2008: establecer los cimientos de una federación adecuada: una unión fiscal.

En cambio, dejaron que el Banco Central Europeo hiciera “lo que sea necesario.” para salvar el euro. Solo envenenando su propio dinero podría el BCE mantener el espectáculo del euro en el camino. Hoy, el BCE posee enormes cantidades de deuda italiana, española, francesa e incluso griega que ya no puede justificar como medio para lograr su objetivo de inflación, pero a la que no puede renunciar sin cuestionar la existencia del euro.

Mientras se reflexiona sobre el enigma irresoluble que enfrentan Europa y Estados Unidos, este es quizás un buen momento para contemplar la razón más profunda por la que el dinero puede envenenarse (que no es lo mismo que ser degradado por la inflación). Un buen comienzo es tomar prestada la idea de Albert Einstein de que podemos dar sentido a la luz solo si aceptamos que presenta dos comportamientos distintos: el de las partículas y el de las ondas.

El dinero también tiene dos naturalezas. Su primera naturaleza, la de una mercancía que intercambiamos con otras mercancías, nunca puede explicarse por qué el dinero alguna vez adquiriría un precio negativo. Pero su segunda naturaleza sí lo hace: el dinero, como el lenguaje, también es un reflejo de nuestra relación con los demás y con nuestras tecnologías. Se hace eco de cómo transformamos la materia y damos forma al mundo que nos rodea. Cuantifica nuestra “capacidad alienada” para hacer cosas juntos, como colectivo. Una vez que reconocemos la segunda naturaleza del dinero, todo tiene mucho más sentido.

El socialismo para los banqueros y la austeridad para la mayoría del resto frustraron el dinamismo del capitalismo, sumergiéndolo en un estado de estancamiento dorado. El dinero envenenado fluyó a raudales, pero no en inversiones serias, buenos empleos o cualquier cosa capaz de reanimar los espíritus animales perdidos del capitalismo. Y ahora que el espectro de la inflación se cierne sobre nosotros, ninguna política monetaria puede purificar el dinero, restablecer el equilibrio o canalizar las inversiones hacia donde la humanidad las necesita.

 

Por Ernesto Panama Escritor

Escribir sobre temas que afectarán la vida de los seres humanos en el planeta, es apasionante. Los años de vida enseñan diferenciar entre la propaganda y la verdad. Y sobre la verdad me gusta escribir. Con mis escritos espero contribuir a dar a conocer la verdad que se nos oculta y a reflexionar para construir un mundo mejor. Obras publicadas: Historia 3a. Edición: Los Guerreros de la Libertad 2020 Ensayo 1a. y 2a. Ed. 2020. El principio del fin de la corrupción 1a. y 2a. Edición 2020 ¿Qué sucede en EE. UU.? 1a. Ed. Revolución Mundial (El pueblo decide) 2020 Infantil: Aventuras en el Valle del Encanto, Aventura en El Valle de Los Elefantes y El Valle del Encanto. Aventura en la Puerta del Diablo Monólogo De la oscuridad a la luz Cultura El salvadoreño "feyo" en el mundo guanaco Novelas Llamada Condenatoria Historias de la vida real que parecen cuentos Editorial Ernesto Panamá Libros impresos y digitales AMAZON https://www.amazon.com/Ernesto-Panama/e/B005LH0FPC?ref=dbs_a_mng_rwt_scns_share My Libreto https://www.mylibreto.com/taller-de-libros/mislibretos Smashwords En formato digital: http://www.smashwords.com/profile/view/elsalvador y en las principales digitales de todo el mundo.