fbpx

Compartiendo la experiencia de un escritor – Parte 1

Octubre 2017

 

Mi inicio en el oficio de escritor

 

Me inicié en la tarea de escribir sin haber cursado estudios sobre este arte y habiendo crecido bajo la influencia y polarización de la propaganda anticomunista y la vivencia de las guerras terroristas en el sur de América que alcanzan a Centro América en donde mi país El Salvador se ve envuelto en una guerra que acaba con la vida de más de 70.000 personas y su pueblo es sometido a 13 años de guerra.

Es este período en donde la frustración personal, el atestiguar de la impotencia de gobiernos para detener este baño de sangre en los cinco continentes, me llevan a escribir la obra que titulé “Visión de Espejo” una novela histórica que publicaré por primera vez este año 2021.

La Guerra Fría termina a finales de 1989 y este acontecimiento me produce enorme alegría.

Pensé entonces que, al no gastarse dinero en las guerras, el número de países desarrollados aumentaría y por ende el nivel de vida de los ciudadanos en el planeta.

Vana resultó la ilusión pues mi país continuaba sometido a la guerra terrorista y el partido del que fui fundador era controlado por la oligarquía local y a pesar de eso el pueblo seguía creyendo en sus mentiras.

Esta situación me motiva de nuevo a escribir y “Los Guerreros de la Libertad” se convierte en la primera obra publicada.

Este camino es el que a continuación relato y está por supuesto colmado de sufrimiento, aprendizaje, fracasos, experiencias, frustraciones y satisfacciones. Y este año 2021 con más de 13 obras publicadas y habiendo logrado colocar dos de mis obras entre la diez más vendidas “en idioma español” en Estados Unidos según Barnes & Nobel las que se mantuvieron en esa lista por 4 y 6 semanas, junto a grandes de las letras cómo García Marqués, Paulo Coelho y otros “bestsellers”. Este descubrimiento que fue casual me devolvió la confianza en mi escritura, por lo que continuó autopublicándome e intentando vender mis obras.

El proceso finalmente llegó a enamorarme del oficio de escritor.

Sin duda mi experiencia es única en algunos aspectos, pero común en otros para aquellos que deciden dedicarse al oficio de escribir y esto me motiva a compartir mi experiencia.

Estas líneas constan actualmente de 4 etapas haciendo falta compartir el nuevo aprendizaje.

Pues a parte de escribir, maquetar, corregir, tener la portada, debes publicar libros impresos, e-Books, Audio Libros, crear una página WEB, crear una marca, dar a conocer la y promover tus obras al nicho de mercado que tiene interés en el tipo de estilo literario que tú escribes.

En mi caso esto se vuelve complicado pues los nichos de mercado son varios y esto implica que cada tipo literario debe dirigirse al nicho respectivo, es decir los cuentos infantiles, la poesía, el ensayo y un libro de historia, tienen públicos diferentes e identificar a las personas a que debes llegar, no es sencillo.

En la época en que inicié, los e-Books apenas comenzaban y debía pagar enormes costos por la impresión de libros para dirigirlo a un mercado reducido de lectores y esto resultó en pérdidas económicas.

Espero mi conocimiento te haga ver la realidad de lo que hoy implica ser escritor, con un enorme mercado y una competencia más grande y sofisticada.

 

 

Mi experiencia

Como me inicio en el oficio de escritor

 

1a. Etapa

 

Mi vida siempre la consideré normal, me gradué en mercadotecnia, funde un partido político, serví como Diplomático y nunca pensé en ser escritor, oficio al que hoy me dedico desde 1984, luego obtuve un Máster en Edición de la Universidad de Salamanca, una vida normal, ¿verdad?

El trabajo de escritor inicia en 1984, pero se formaliza a mediados del año 2003.

Antes no conocía nada ni a nadie en el ámbito de los escritores salvadoreños y mi experiencia en la escritura se limitaba a la escritura de “Visión de Espejo” que será publicada este año y “Los guerreros de la libertad” mi primera obra publicada.

Aparte de esto, nada me relaciona con la escritura, edición, impresión, promoción o conocimiento del mercado y menos con la venta de libros.

Creí que todo se resumía a escribir y publicar y vaya que estaba equivocado.

Conocía el tema de la escritura, pues fui protagonista de eventos que cambiaron el rumbo de mi país, varios escritos se publicaron en el periódico El Diario de Hoy, uno de ellos titulado “BASTA YA” el 15 de octubre de 1979 día del golpe de Estado al general Carlos H. Romero.

En esa época pienso logramos evitar lo peor, pero continuamos emproblemados aún en abril 2018, cuando escribía estas líneas.

La frustración que vive toda la nación me lleva a concluir que la única forma de revelar la verdad que se viene escondiendo a través de los años es darla a conocer de forma independiente, sin el consentimiento de otros, verdad resultante de los análisis del material a tu disposición, esta se vuelve tu verdad, la verdad subjetiva, distinta a la verdad objetiva.

Por lo tanto, el dar a conocer tu verdad implica, estudio, análisis, incertidumbre, riesgo, critica, enemigos y más, claro esto no sucede si escribes ficción. Pero en mi caso se da en temas de Ensayo político y geopolítico e Historia, no así en Novela, Cuentos Cortos, Infantiles, etc.

El dar a conocer sucesos reales te expone a represalias, pues no esperas la venia de nadie para hacer tus escritos públicos, esta forma de escritura se encuentra lejos de aquella que escribe sobre el tema que más se vende en este momento y pasado el tiempo cambia y el escritor sigue la moda, en mi caso esto no funciona.

Mis escritos tienen como objetivo instruir, dar a conocer la verdad, fomentar valores, tradiciones ya sean temas de ficción o en no ficción.

Habiendo transcurrido ​​20 años de mediocres logros, la continua inestabilidad del país y los sueños frustrados, decido contar la verdad que vivimos, pero que la mayoría desconoce.

La idea inicial de publicar mi Segundo libro es la de relatar cómo se funda el partido político ARENA en medio de la guerra. Pero a medida que escribía el tema resulta demasiado corto y luego de analizar la historia considero que lo sufrido en 1979 es una repetición de la triste historia de la masacre que se había dado en los años 30, y esto me conduce investigar para ampliar el relato a lo acontecido y no vivido.

Esta decisión me obliga a solicitar ayuda al periódico El Diario de Hoy, para el uso de sus archivos de microfilm, puesto que debía sustentar lo que escribía.

Una vez terminada la obra y sin portada decido pedir ayuda a amigos pintores, entre ellos al artista plástico Mauricio Mejía quién al visitarlo, se da la buena estrella, de poseer un óleo pequeño, de unas 2.5 x 3 pulgadas, que se adapta a la temática de lo escrito.  Mauricio acepta que su obra se use como portada y él la describe así:

En el óleo se encuentra ilustrado el rostro de un hombre de cabello negro, quien tiene cubiertas la nariz y boca con un pañuelo con los colores azul, blanco y azul, colores de la bandera de El Salvador. El fondo de la esquina superior derecha es de color púrpura que se va oscureciendo hasta volverse negro, al llegar a la imagen del hombre en el centro del óleo, este cambio de tonalidad de purpura a negro, representa el oscuro accionar de la llamada entonces derecha política.

 

Solventado el tema de la portada, se inicia la tarea por encontrar quién va a imprimir, la obra de 207 páginas.

En El Salvador no existían empresas editoriales que publicaran y comercializaran obras de escritores nacionales. Hay editoriales de temas didácticos, cuyo mercado está asegurado a través de la venta al gobierno.

Así se inicia la peregrinación en busca de una imprenta, para publicar la obra que lleva por título: Los guerreros de la libertad.

En esa época 2005, las imprentas en el país funcionaban con placas de metal, sistema en que debes imprimir mínimo 1500 libros para reducir costos y a eso debías sumar el costo del papel bond pues debido al monopolio otorgado a los periódicos no disponías de papel periódico para imprimir tus libros. Tus libros eran caros y pesados.

El costo combinado de placas de impresión y monopolio del papel, obliga para ser rentable una imprenta a que como mínimo imprimas 1.500 libros de más de 200 páginas así el precio se reducía a $ 3.00, por libro, es decir el costo de impresión y papel se elevaba a $ 4.500.00. Pregunto. ¿Cuántos novatos escritores disponen de $ 4.500.000 dólares para publicar su primera obra? Me atrevo a decir que ni siquiera llegan al número de los dedos de una mano.

Allí parecía terminar mi sueño.

Intente contactar con el dueño de la imprenta Wilbot SA, pero su secretaria me hizo la tarea imposible.

Estaba claro que no podía darme por vencido.

El tema de los e-book me llamaba la atención, pero era demasiado novedoso en el 2005.

En Internet encontré una empresa de nombre VERSAL Books, ahora llamada:  Cambridge Brick House.

Les escribí aceptaron revisar mi obra, la envié y pasaron sesenta días sin noticias.

Regresaba a casa tras otro día infructuoso de búsqueda de imprente y un coche se estrella contra el mío. Mi día está hecho, pensé.

Al llegar a casa con el auto chocado y al encender la computadora en el correo encontré uno enviado por Versal Books.

Recapitulé lo que me había hecho, cerré los ojos y decidí abrirlo y decía así:

Señor Ernesto Panamá:

El consejo de directivo de Versal Books: considera que su libro es de actualidad y que debe publicase de inmediato.

¿Se imaginan mi alegría?

Ofrecían un contrato llamado de Coedición, ellos cubren el 50% de los gastos, imprimiendo un mínimo de 1000 obras. Y se quedan con 400 obras las que distribuirían y venderían para recuperar su inversión y ganancia y yo recibiría 600 libros en El Salvador, flete pagado y debería vender los 600 libros, para recuperar mi inversión. El costo que yo debía cubrir era de $ 1.500.00 la tercera parte de lo que costaba imprimirlo.

Me daba confianza mi trabajo como escritor ya que ellos arriesgarían su dinero en mi obra, esto me indicaba de nuevo que no era malo para escribir.

Su inversión cubría el gasto de edición, revisión, maquetación de la obra y diseño de la portada con la ilustración de Mauricio Mejía. Terminado este trabajo ellos debían enviarme una prueba del libro impreso para que yo lo revisara y aprobara posteriormente sería impreso.

Ellos registraron lo obra en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, tramitaron el ISBN y pagarían el envío de los 600 libros en El Salvador.

Yo debía registrar la obra en el  Centro Nacional de Registros .

El paquete de Co Edición ofrecido, bajaba de $ 3.00 a $ 2.50 el costo de cada libro.

Sin duda al iniciar la empresa de escribir la obra, ni siquiera pensé en todas las tareas que se me presentaron, pero mis deseos se convertían en realidad, paso a paso, y solo Dios sabía cómo esto sucedería.

Para no hacer la historia larga, tampoco tenía $ 1,500.00 y nuevamente se requirió y la mano del Señor quién envió un Ángel: Marta Eugenia Madrigal de Fernández, persona que me presto el dinero.

Se remitió el dinero y el proceso de revisión, diseño, impresión, publicación, distribución, etc., dio inicio.

Pequeños inconvenientes se dan en la negociación, sobre el tema de los derechos de autor, ellos demandan se les entreguen los derechos de autos, a lo cual me negué y que finalmente pienso fue aceptada de mala gana.

Me informaron que el corrector sería un norteamericano, que había vivido en El Salvador algunos años durante la guerra, lo cual no objeto, pues ellos son expertos en el oficio.

Mi sugerencia de imprimir la portada en color no fue acetada, argumentando que los costos se elevarían y no tuve más remedio que aceptar y aprobar el  arte  en B & N enviado. La impresión de la obra finalmente se llevó a cabo en Canadá.

En espera de la copia del libro corregido, para revisarlo y autorizarlo me encontraba, cuando recibí la notificación de que un paquete conteniendo 600 libros estaban en la aduana y debía ir a recogerlo.

Al llegar a las aduanas y abrir uno de los paquetes, los 600 libros han llegado.

Habían violado el acuerdo de enviar el libro para corrección y aprobación. ¿Pero cómo reclamar? El costo de enviar los libros de regreso debía ser prohibitivo.

Cómo decimos por acá: “al hecho, pecho”. Corría el año 2005, más de dos años pasaban desde que inicie su escritura.

Ahora ya tocar, ver, sentir mi obra, mi trabajo terminado. Pienso entonces que mi ego llegó a tocar la luna.

 

Consejo:

Cuando tratas con una empresa en el extranjero, no tienes control de cómo la operación se maneja, estás en desventaja. El precio es atractivo. Pero vas a descubrir fallas en tu trabajo a medida que las personas conocedoras y otros escritores leen tu obra.

De preferencia somete tu obra a ser revisada con alguien que tengas contacto. No la envíes sin que esta revisada.

 

Consejo:

No todo resulta como lo planeas, pero no debes rendir tus metas y sueños a eventos inesperados y negativos.

Mantén tus vibraciones en alto, hay muchas cosas más por las que mantener el optimismo.