fbpx

Verdad poco conocida

Los mercados del mundo están a la espera de lo que digan la presidente del Banco Central Europeo Christine Lagarde y el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos de América Jerome Powell. No esperan lo que desde la Casablanca, Berlín o París se diga.

Esto sucede ya que el nivel de vida de los habitantes del mundo será afectado por las acciones que Lagarde y Powell anuncien para reducir la inflación causada por el exceso de emisión de monedas (dólar, euro, libra esterlina), y ahora sumada a la inflación generada por el aumento de precios en materias primas, resultante de las sanciones aplicadas a la Federación Rusa.

La banca central mundial (integrada por 58 bancos) desde 1911 progresivamente ha llegado a controlar el suministro de dinero a los gobiernos del mundo, endeudando a países como España, Francia, Estados Unidos de Norte América, Grecia y otros con más de un 100 % de lo que sus ciudadanos producen en un año (PIB). Deuda, imposible de pagar y que deben los ciudadanos, la que continuará en aumento si no se implementa un sistema que rompa el monopolio de quienes actualmente suministran el dinero.

Quiénes suministran el dinero aprendieron desde la primera guerra mundial de la rentabilidad de este negocio, ellos ganan en la compra de materias primas, la fabricación de las armas, financian la compra y venta de estas a los bandos enfrentados, y su dinero se solicitará para reconstruir los destruido. Este monopolio debe generar caos para existir.

La ambición económica conduce a la violación del acuerdo Baker – Gorbachov y a la expansión de la OTAN en 1999 iniciándose la compra de armas, equipos, construcción de instalaciones, acompañada del aumento anual de un 2 % de su PIB para la OTAN; debiendo además destinar presupuesto para las nuevas tropas.

Durante 23 años la Federación Rusa advierte que no tolerará tropas de la OTAN en su frontera, pero los intereses de los banqueros y su industria armamentista ignoran y ocultan esta advertencia mediáticamente, mientras su poder y fortuna se acumula permitiéndoles tener a su servicio a corruptos políticos.

El control sobre la Casablanca se acentuó con la guerra de Vietnam, el endeudamiento por el costo de la guerra fortalecieron a quienes suministran e imprimen las monedas, crean inflación y endeudan gobiernos. Pasadas las décadas los acreedores y sus intereses, dirigen a los gobiernos endeudados.

Durante la presidencia de Hussein Obama se da un golpe de estado en Ucrania, su ejecución tenía la intención de sumarla a la OTAN, acción que obligó a la Federación Rusa a cumplir su advertencia y lanzar la operación militar especial, con la que protege la zona de Dombás, compuesta por dos repúblicas que no reconocieron al gobierno instalado por la Casablanca y cuya población rusa ha sido violentada por dos gobiernos ucranianos y tropas nazis.

La banca central en represalia, ordena a los gobiernos endeudados a lanzar la polarización ruso-fóbica, congelan cuentas y fondos de entidades y personas rusas que manejan a través de su sistema SWIFT, ordenan además imponer sanciones comerciales y los países occidentales obedecen. Este poder es producto del sistema que conocemos como capitalismo.

La banca central reducen las tasas de interés desde 1984 hasta alcanzar tazas negativas, presta y endeuda a personas, gobiernos, empresas, emite bonos y financia gasto público y armas lo que obliga a imprimir más moneda y este exceso de moneda circulando eleva los precios, creando inflación que elevan los ingresos en impuestos, pero reduce el poder de compra y baja el nivel de vida los ciudadanos. ¿Es esto justo?

Hace un año la Banca central, no subió intereses. Hoy Powell y Lagarde deciden subirlos, pero la subida de intereses puede controlar la inflación producida la emisión excesiva de moneda circulante, no controla la producida por el aumento en el costo de materias primas. Y el dinero caro hará que baje la inversión. Además, deciden fijar precios en servicios, y el diferencial de precio lo pagará el gobierno y para hacerlo deben imprimir más moneda, más deuda, más inflación.

Tenemos inflación récord, ¿Qué pretenden Lagarde y Powell, engañando y ocultando la verdad?

¿Llevarnos a una tercera guerra mundial?

¿Colapsar el sistema e imponer uno nuevo?

¿Podremos salir airosos de esta trampa capitalista establecer un sistema diferente?

Espero vivir para ver el desenlace